miércoles, 11 de marzo de 2009

Entre Blanco y Negro entre lo seco


Mis flores marchitas,
Sollozos de angustias perdidas,
crujido sonidos secos,
recelos de manifestaciones pasadas,
heridas expuestas entre mis alas,
meciéndome despacio, caminándome en lugar de volar.
Entrando en el momento del recuerdo,
cuando la crisálida me cubría,
flotando con el olor a tierra,
prisionera en la noche,
con las manchas brillantes del cielo,
pintándome mi oscura sombra,
escondiéndome detrás del blanco.
Quedando atorada una de mis alas,
entre las escamas de un réptil negro,
que se paseaba en lo podrido de las hojas secas.

1 comentario:

D@v!l0zk! dijo...

Ahí me encuentro yo, sumido en el más profundo de los grises, entre el blanco y el negro, en lo más seco de la soledad, esperando una lluvia que me llene de vida, pero cuando vienen, solo caen tormentas que casi ni me dejan respirar, siento el olor a tierra, no es que me encuentre en paz, es que he regresado a lo más primitivo y natural, un estado nómada en donde no se mañana en donde voy a estar, entre la árida soledad y mi gris realidad solo mi sombra me ha de acompañar.