lunes, 9 de marzo de 2009

Propuestas Baratas



Una esquina más, un traje insinuador, una cola alta, un cigarro en la mano, con un ajustado traje dejando poco a la imaginación, entre trasparencia oscura, no en silencio, en la espera, un suspiro por lo perdido, así empieza una jornada de noche, transitada 3 calle de la Z.1 cerca de las 8:00, llegando puntual, recibiendo silbidos y alguno que otra bocina, entretejiendo unos minutos a la espera de una parada, impaciente de llegar al lugar, entre un taconazo, agachándose por unos centavos, seduciendo la calle, tocando con los dedos el suelo, disfrutando las miradas, deteniendo unos curiosos, maltratando al devenir de la mosqueada soledad, y con tu lengua juegas a darle vueltas nuevamente a esa ruleta, parada, estática, moviéndote como una estatua, juguete en manos lujuriosas, aprisionada en un cuento de pecado, sin remordimiento, encuentro desconocido, una paga a la vista, una soltura mas de entrega dejándote de un infame sin nombre, que sujete tus piernas, que te inserte la espada, que te haga y deshaga, siendo mas que un lienzo del pintor sangriento, mientras te detienes y recurres al recuerdo, en donde las propuestas eran baratas, donde llego aquel con caricias y besos sin pagar nada y al oído exaltado en su respiración, en un agitada pero deliciosa sincronización, canto de placer que si disfrutabas, donde caía tu ropa junto a la de el,
donde apretaba tus manos, entrelazadas, en la almohada de tu cama, con un olor a miel, que envolvía tu ser, volteando al cielo falso del motel pagado por tu compañero, recordando los mejores momentos en donde tus lecciones de vida, eran mas profundos, eran más sinceros, eran mas apasionados, y clavaste las uñas entre tu vientre.

Volviendo a tu encuentro, retornando a la inocencia en donde una vez persiguieron un beso tuyo, te sujetaste a esa propuesta barata y resististe el trato, ahora sujetándote fuerte clavando tus manos en el pecho de tu nuevo placer, intensos movimientos para llegar a romper la meta, final, para terminar.

Intensidad de costumbre, maestra sin titulo, catadora de sabores, sudando una vez mas las sedas blancas, temblando una vez mas por dentro, terminado un negocio mas y recibiendo tu paga, pero sin duda disfrutabas más sin recibir centavo alguno, cuando las propuestas eran baratas.

2 comentarios:

Allek dijo...

hola como estas? espero que de maravilla... gracias por pasar por mi rincon... me han encantado tus fotos.. mucho..
por cualquier cosa mi msn es alexhds09@hotmail.com
cuidate mucho..
un abrazo

D@v!l0zk! dijo...

Es una propuesta barata cuando alguien te dice que no te quiere, pero quiere estar contigo, te da un billete y cumple su deseo, es barata, pero más barata cuando no paga, te dice te quiero, te ciega en deseo, clava sus garras en tu corazón y luego te dice que al principio, cuando tuviste la negativa, pues que tenías razón, que todo termina allí y que ya no siente ninguna emoción, que no eras quien pensaba, cuando en realidad esa persona no era quien tu pensabas, que te vaya bonito te dice, cuando destruyó una parte de tu camino, que te quiso cuando solamente te deseó, esa es una propuesta barata, no es jugar con el dinero, es jugar con el corazón…