jueves, 19 de noviembre de 2009

Como una Sombra


Agitada bruma que te hace desaparecer,
entre el cosquilleo de la multitud te pierdes,
sin que nadie te note estas muy cerca,
en un inseparable contacto,
llevas el compás paralelo,
te dejas ver y en la oscuridad te pierdes,
jugando a tocar el espacio,
amas en la distancia,
entre la nostalgia
te mezclas con el fuego y con el aire,
parece que respiraras, te mantienes como el humo y te esfumas...
traduciéndote en miles de partículas en el infinito confundiéndote en el universo.
Partiendo de tu permanencia eterna, decides penetrar en la luz,
mas fuerte en un atardecer,
marcando una estacionalidad puedes ocultarte,
detrás sigilosamente observas el entorno,
y estas discretamente riendo,
si te quieren alcanzar,
sabrán que siempre fuiste sustancia,
esa que me acaricia el alma...

1 comentario:

El Davilosky dijo...

Como una sombra, así hay muchos, crees que son de verdad, pero no lo son, aparecen a tu lado y te siguen a donde vayas mientras el sol brille, mientras sientas el calor de la luz, pero ellos son lo contrario, son la mancha negra que te persigue, luego, cuando no hay más luz, cuando necesitas alguien en la oscuridad, se funden y se esconden, los pierdes de vista y te das cuenta que no necesitabas una sombra que acompañe tus pasos sino una fuerza que los cuide desde atrás...