jueves, 16 de abril de 2009

Intensidad de Sentir

Manera imprecisa son los sentimientos,
un día reímos al otro lloramos,
sacar eso que no esperamos,
si encapsuláramos momentos,
quisiera embotellar lágrimas dulces,
no saladas,
las he sentido rodar en mí y bañarme de su esencia,
tan delicioso es llorar como reír,
es un desahogo del alma intranquila,
que nos quiere hacerla sentir,
la intensidad de una lágrima,
pudiendo ser única,
que nos encuentra tibiamente,
sin esperarla,
no saber cuantas veces mis ojos
se han bañado de dulce y salado,
siendo todo tan incierto,
se apodera el silencio y brotan,
como queriendo aliviar,
a la vez acompañando alegrías fugitivas,
somos tan dueños de ellas como ellas de nosotros,
las lagrimas como las he contemplado,
como me han tocado.

1 comentario:

D@v!l0zk! dijo...

Dicen que hay quienes lloran para reír y quienes ríen por no llorar, yo solo río cuando tengo que reír y lloro cuando tengo que llorar, aunque muchas veces que he estado preparado para reír, me ha tocado mucho llorar, no llorar de tristeza, mucho menos de alegría, llorar de realidad…