martes, 31 de marzo de 2009

Ayer me acorde de un niño de la Tercera edad


Niños de la tercera edad,
ya con un abrazo de tiempo,
besando la tierra y aferrándote a ella,
con un paso mas lento,
suspirando los alientos del pasado,
cargando un libro lleno de letras,
de las misteriosas historias vividas,
alertando vivir cada día,
en el suspenso intranquilo de la nueva era,
amaneces de nuevo esperando el sol entra las ramas,
por si un día mueres que te arranquen las raíces,
venimos con los puños cerrados,
y al final del camino extendemos los brazos,
quedando en la apacible,
en la espera de la quietud venidera.
Recordando juegos,
y las carreras en donde la vida era tan agitada,
ganar y perder sueños,
ahora a paso lento todo transcurre,
llevándonos un vaivén de soplo de nubes blancas,
y de marcas de rutina,
anhelos de paz y sueños de libertad.

1 comentario:

D@v!l0zk! dijo...

Los niños de la tercera edad, tan necios que siempre te hacen reír, te cuentan historias, te llenan de vida, sus bocas hablan, sus manos hablan, sus ojos hablan, hasta sus arrugas hablan, y al final de cuentas solamente dicen: “Vive, vive mucho, para cuando llegues a la tercera edad, algo tengas que contar”…